Klein Blue Dress de Asos un esencial

Buenos días Ladies!

El tiempo está loco y sinceramente una ya no sabe come vestirse. Ahora empieza la época de la cebolla, nos vestimos por capas. Por eso en mi armario hay vestidos de tejido ligero con medias mangas largas o tres cuartos, son perfectos tanto si el dia es un poco más fresco, como si hace calor.
Sin embargo este vestido, que forma parte de esta categoria, lo elegí tano por su color como por el diseño de sus mangas. Son dos elementos llenos de historia dentro del mundo de la moda y en este post intento desvelarlos.


Como podréis ver a parte del color azul intenso, el toque de distición del vestido son las mangas de campana o mangas"ranglán".El origen de este tipo de mangas, se presupone que nació de la mano de un noble inglés sobre el siglo XIX. En la Gran Bretaña del siglo XIX hubo un Lord llamado Raglan, que no “Ranglán”.Este caballero había perdido su brazo derecho, en la batalla de Waterloo y deseaba disimular este hecho, así ordenó al satre de confeccionar una camisa con mangas en forma de campana, con el objetivo de disimular la falta de su brazo. Existen muchos retratos de este Lord llamado FitzRoy Somerset con camisas con este tipo de mangas.
Dentro de nuestra historia más moderna las mangas de campana se pusieron de moda en los años 70. Recordando los aires de estilo boho salidos del armario de Melanie Safka o Janis Joplin.

Además del estilo setentero, que nos recuerda a los años de la época hippie, me encantó su color azul eléctrico o también conocido como azul Klein.
Su nombre procede del artista que lo creó, el francés Yves Klein. Fue un controvertido y original personaje artístico cuyo talento le llevó a crear no solo esta tonalidad, sino también técnicas tan arriesgadas como la antropometría y las performances. La base del color azul Klein es el azul de ultramar, que en la Edad Media se obtenía a partir del lapislázuli, un mineral que se extraía principalmente de Afganistán. Este se machacaba y se convertía en pigmento, el cual era trasladado en barco, por lo que su precio era más caro que el del oro. Incluso el pintor Johannes Vermeer endeudó a su familia para poder pintar con este pigmento.

Los accesorios que visto rompen un poco el color azul intenso, el negro pone el toque de sobriedad, mientras que la plata de los pendientes da el toque de luz necesario sobre el rostro.
Espero que paseis una bonita semana!


Leave a Comment